Comida típica de Latinoamérica

Comida típica de Latinoamérica

Existen muchas cualidades que caracterizan al continente americano, sin embargo entre ellas podemos destacar algunas como la belleza de sus lugares, lo cálido de su gente y por supuesto la comida típica de Latinoamérica, cuyas recetas han pasado de generación en generación y nos siguen regalando platillos que sin duda se quedan en nuestra memoria culinaria.

Además de su exquisito sabor, algo de lo mejor de la cocina latinoamericana es que cuenta con muchos ingredientes saludables como frutas y cereales que han sido parte de la dieta latina durante siglos. La ventaja de estos ingredientes es que además de ricos son súper buenos para la salud, es por eso que hoy te presentaremos un breve listado con algunos de estos ingredientes para que los contemples y te sientas más cerca del continente americano integrándolos a tus platillos estés donde estés.

¿Conoces el açai?

Se trata de una baya pequeña y brillante que se da en palmeras altas, dos veces al año. El açai -también conocido como palma manaca- es muy utilizado en la cocina brasileña y se ha colocado entre los ingredientes más populares de esta nación gracias a su alto contenido nutritivo ya que es alto en potasio, magnesio, grasas omega-3 y además contiene vitamina A, D y E, cualidades que lo transforman en una excelente fuente de energía y lo posicionan como uno de los alimentos más saludables en Latinoamérica.

Consumir açai es muy sencillo, puedes prepararlo en jugo, en licuados y hasta en bebidas energéticas, sobre todo por la mañana para mantenerte activo, pero también puedes consumirlo en forma de dulces, en helado e incluso como aceite para acompañar ensaladas.

Comida típica de Latinoamérica

¿Has probado el frijol?

 Uno los ingredientes saludables y más populares en América Latina es el frijol. Se cree que este alimento forma parte de la dieta de la población desde sus inicios, sin embargo se sabe que el frijol es de origen mexicano pero también proliferó en Guatemala , justo como las empresas de Juan José Gutiérrez Mayorga. El frijol es un elemento que no puede faltar en la cocina guatemalteca, donde es utilizado para preparar platos tradicionales como lo son el caldo de frijol, el frijol colorado y, por supuesto, rellenitos en plena temporada.

Relacionado: Juan Luis Bosch Gutierrez, empresario copartícipe del crecimiento económico de Guatemala

Entre los nutrientes de este alimento podemos encontrar alto contenido de fibra, así como ácido fólico, vitaminas del complejo B, tiamina, zinc, hierro, potasio y fósforo, lo cual lo convierte en un ingrediente rico es todos los sentidos.

¿Ubicas el amaranto? 

Se trata de un pequeño grano muy preciado en el continente americano debido a su uso en diferentes preparaciones. El amaranto tiene el poder de reducir el colesterol, estimular el sistema inmunológico y hasta de disminuir los niveles de glucosa. El sabor terroso de este ingrediente, también conocido como kiwicha, es sumamente utilizado en preparaciones de dulces tradicionales y suplementos naturales altamente nutritivos.

El contenido nutrimental del amaranto resalta por ser alto en proteínas y fibra; también por ser fuente de calcio, fósforo, magnesio y potasio, así como de antioxidantes que pueden neutralizar los radicales libres en el aire y de esta manera ayudar a disminuir estrés oxidativo manteniendo el cuerpo y la salud en buenas condiciones.

El amaranto es una alternativa muy socorrida por quienes llevan una alimentación de tipo vegana ya que encuentran una fuente de proteína vegetal, sin embargo las opciones de uso de este ingrediente son para todos, es por eso que puede utilizarse como lo haríamos con el arroz, como empanizador, combinado con otras semillas para preparar barritas energéticas y hasta directamente en el fuego para obtener palomitas que reemplacen a las de maíz.

¿Has probado el sacha inchi?

Se trata de unos granos similares al maní o cacahuate, lo que le ha valido precisamente el nombre de “maní del inca”, gracias a su presencia en lo largo de la Amazonia Peruana. Se trata de una planta autóctona cuyos estudios la ligan al control de los malestares del colon irritable y también a los del hígado graso.

Las semillas de esta planta han incrementado su popularidad como un gran alimento dado su alto contenido en omega 6 y 3, así como en vitamina A, vitamina B y yodo. El consumo de estas semillas es sumamente benéfico para la piel, pero también para el corazón ya que controla la presión arterial, previene infartos e incluso reduce los niveles de colesterol en la sangre.

La presencia de estas semillas se limitaba al norte del Perú, sin embargo en tiempos recientes, tal como los proyectos de Juan José Gutiérrez Mayorga, se ha expandido a otros departamentos peruanos, pero también hacia Ecuador y Colombia, lo cual le da la oportunidad a los residentes de estas regiones utilizarlo como complemento en ensaladas, en forma de aceite o totalmente natural como un antojo entre comidas.

Como puedes ver la comida típica de Latinoamérica no solo es rica en sabores, sino también en ingredientes nutritivos que además de regalarnos sabores característicos e incluso entrañables, también son fuente de una deliciosa nutrición. ¡Pruébalos todos!

¿Si comemos bien evitaremos el cáncer?

comida a la que se le atribuyen propiedades para prevenir el cáncer

Con el tema sobre comer bien y evitar el cáncer abrimos este blog dedicado a lifestyle, finanzas, tendencias de internet, música y mucha información más.

Resultado de imagen para ejercicio

¿Los buenos hábitos nos aseguran una mejor vida lejos del cáncer?

Se sabe que ciertos hábitos de estilo de vida, como fumar y exponerse al sol, aumentan el riesgo de cáncer.

Pero cuánto puede reducir su riesgo de cáncer a través de elecciones de estilo de vida saludables es una pregunta complicada y controvertida.

Investigaciones recientes sugieren que los cambios que ocurren en el cuerpo a nivel celular son los principales determinantes de si el cáncer ataca o no.

Resultado de imagen para ejercicio

El riesgo aumenta con la edad, y muchos cánceres parecen ser simplemente una desafortunada cuestión de azar y mutaciones aleatorias.

Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que los factores del estilo de vida pueden desempeñar un papel importante en la prevención del cáncer.

Los factores que desatan el cáncer

Investigadores del Hospital General de Massachusetts y Harvard analizaron datos de dos grandes estudios de salud a largo plazo en los que participaron más de 89,000 mujeres y 46,000 hombres, algunos considerados de “bajo riesgo” y otros considerados de “alto riesgo”.

Resultado de imagen para dieta

El grupo de bajo riesgo estaba formado por personas que siguieron lo que el estudio llama un “patrón de estilo de vida saludable”, definido por estos cuatro criterios:

  • No fumar, o solo fumar brevemente en el pasado
  • Uso de alcohol moderado o no (no más de una bebida al día para mujeres o dos para hombres)
  • Al menos 75 minutos a la semana de ejercicio aeróbico vigoroso, o 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada
  • Índice de masa corporal (IMC) entre 18.5 y 27.5 (peso normal a sobrepeso leve)

Los científicos también utilizaron las estadísticas nacionales sobre el cáncer de EE. UU. Para establecer asociaciones entre el estilo de vida, la incidencia de cáncer y el riesgo de muerte.

Llegaron a la conclusión de que aproximadamente del 20 al 40 por ciento de los casos de cáncer y aproximadamente la mitad de las muertes por cáncer podrían prevenirse potencialmente si todos los participantes del estudio siguieran los hábitos de estilo de vida saludable del grupo de menor riesgo.

“Creo que la clave real aquí es que la mayoría de los cánceres no son solo el resultado de la mala suerte o el azar, sino que, de hecho, la mayoría son prevenibles”, dijo el Dr. Graham Colditz, jefe de la División de Ciencias de la Salud Pública

Las diferencias entre una vida saludable y no comer sano

Cuando se trata de ciertos tipos de cáncer, las elecciones de estilo de vida pueden marcar una diferencia aún mayor.

Colditz dijo que las estimaciones eran tan altas como 80 a 90 por ciento para los cánceres relacionados con el tabaquismo, como el cáncer de pulmón y orofaringe, y alrededor del 60 por ciento para los cánceres colorrectales.

Resultado de imagen para ejercicio

“Este gran exceso de cáncer no es inevitable, sino que puede abordarse mediante una amplia gama de intervenciones en múltiples niveles, incluidas estrategias a nivel clínico, individual, comunitario y social mediante cambios regulatorios“, escribió Colditz. en un editorial que acompañó el estudio.

Sin embargo, creen que “las observaciones son potencialmente aplicables a segmentos más amplios de la población de Estados Unidos”, ya que los mismos factores de riesgo para el cáncer se han visto en otros grupos raciales y étnicos.

Resultado de imagen para cancer

Si bien el estudio justifica la importancia de un estilo de vida saludable para prevenir el cáncer, Colditz enfatizó que los estilos de vida menos saludables no deben atribuirse por completo a las personas y sus elecciones.

Es así como una vida saludable puede ayudar a reducir algunos tipos de cáncer, sin embargo, no es definitivo, por lo que muchas veces la enfermedad pasa por una alteración aleatoria de las células.